Principales plagas detectadas

Las plagas se han agrupado según la ficha de "evaluación fitosanitaria" utilizada para la prospección, en Perforadores, Otros insectos y Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa).

Perforadores

Debido a la frecuencia y a la importancia de los daños sobre las especies del género Pinus producidos por perforadores incluidos en el orden Coleoptera, se ha considerado conveniente aglutinar bajo la denominación de "PERFORADORES" a las especies de este orden que realizan perforaciones en ramas, fustes o raíces de los pinos.

Los "perforadores" han experimentado una ligera disminución en el número de masas totales afectadas, 321 frente a las 331 de la pasada campaña. Sin embargo al haber aumentado considerablemente el número de masas prospectadas (103 más que en la anterior campaña), sí que se ha notado en el porcentaje un descenso más importante, al disminuir éste en casi dos punto, al pasar del 19,4% de la anterior prospección al 17,71% de la presente, si bien, continúa siendo la plaga con más relevancia en cuanto a número de pies muertos. Los diagnóstico más comunes han sido los escolítidos Tomicus sp. (Tomicus piniperda y destruens) y Orthotomicus erosus especialmente en la provincia de Castellón.

A nivel de la Comunidad, ha aumentado ligerísimamente la "presencia" de 12,06% en la anterior campaña a 12,31% en la presente y lo que es más importante y deseable, han disminuido tanto las "presencias medias" (de 6,96% el año anterior a 5,24% esta campaña), como las "presencias altas" (de 0,35% el año anterior a 0,16% en la presente campaña), que son las que más daños implican.

Por lo tanto, del total de masas citadas con actividad de perforadores, la mayor parte de ellas sólo se cita con nivel de actividad de "presencia", lo que implica la ausencia de árboles muertos. En consecuencia las zonas citadas con este nivel de actividad no revisten gravedad alguna, aunque no por ello hay que dejar de realizar el seguimiento pertinente. Pero sobre todo hay que volver a destacar el descenso de las masas con niveles de "presencia media y alta", que se corresponden con existencia de árboles muertos y en donde sí se deben de extremar las medidas de vigilancia y control con objeto de controlar dichos focos y evitar que aumenten o se sigan produciendo daños en las masas arboladas.

A título de resumen, la situación global en la Comunidad, con respecto al pasado año, ha experimentado una ligera disminución de las masas totales afectadas, y además los porcentajes de masas con "presencia media" y "presencia alta", que son los verdaderamente preocupantes, han descendido.

Las principales especies observadas en la Comunidad a lo largo de la presente campaña han sido:

Otros insectos

Se han incluido en este grupo todos aquellos insectos distintos de la procesionaria del pino y de los incluidos en los "perforadores", del punto anterior.
En cuanto a "otros insectos" el número de masas en las que se ha detectado algún tipo de presencia es similar al del año anterior, al pasar de 215 masas afectadas el año pasado a 206 en la presente, sin embargo al haber aumentado considerablemente el número de masas prospectadas (103 más que en la anterior campaña), sí que se ha notado, en el porcentaje, un descenso más importante, ya que se ha pasado de un 12,58% en la anterior campaña a un 11,37% en la presente. De igual manera han disminuido tanto las "presencias" como las "presencias altas", que han pasado de 10,88% en la anterior campaña a 10,1% en la presente y de 1,7% a 1%.

Este descenso se debe en gran parte a la provincia de Castellón, donde las masas en las que se han registrado diagnósticos de este tipo han pasado del 27,7% en la anterior campaña al 16,18% en la presente, mientras que la provincia de Alicante se ha mantenido y la de Valencia ha aumentado ligeramente.

Los diagnósticos emitidos en la Comunidad, han aumentado en tres respecto a la anterior campaña, ya que se han detectado seis nuevos diagnósticos, mientras que por otro lado no aparecen tres de los diagnósticos del año pasado (Cynips tozae, Haematoloma dorsatum y Zeuzera pyrina).

De los seis nuevos diagnósticos que aparecen en la presente prospección, tres de ellos se han dado en la provincia de Castellón (el himenoptero Andricus quercustozae que realiza agallas en las yemas de los quejigos, el coleóptero de la familia Curculionidae Brachyderes suturalis que se alimenta de las acículas de los pinos y el lepidóptero de la familia Gelechiidae cuyas orugas se alimentan minando las acículas de enebros Dichomeris marginella), dos en la de Alicante (la cochinilla Kermes vermilio y el lepidóptero defoliador de frondosas Parahiponomeuta egregiella) y uno en la de Valencia (el lepidóptero perteneciente a la família Sesiidae Paranthrene tabaniformis, que se alimenta durante su fase larvaria del cambium y floema de especies de los géneros Populus, Betula, Fagus, Prunus y Quercus, realizando galerías de sección circular).

En la provincia de Alicante lo más destacable sería la cada vez más notable presencia de Kermes vermilio, y la continua disminución de los daños causados por la evetria (Rhyacionia sp., perforador de yemas de pino), y Neodiprion sertifer (defoliador de pinos). En la provincia de Castellón destacar la prácticamente desaparición de los daños ocasionados por el lepidóptero Lymantria dispar (defoliador de quercíneas) que durante cuatro años consecutivos causó fuertes defoliaciones en algunas comarcas del interior de la provincia. Y por último en la provincia de Valencia destacar las todavía elevadas poblaciones del himenóptero defoliador de pinos, Neodiprion sertifer y por segundo año consecutivo el aumento de los daños ocasionados por las poblaciones del lepidóptero defoliador de madroños, Euproctis chrysorrohea.

Las principales especies observadas en la Comunidad a lo largo de la presente campaña han sido:

Procesionaria del pino

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa), es actualmente el más importante defoliador de los pinares valencianos, constituyendo, la plaga forestal más extendida en los pinares de la Comunidad, estando presente en la práctica totalidad de las comarcas de las tres Provincias.

La procesionaria del pino es una especie autóctona, propia de los pinares mediterráneos, no se trata de una especie que viene de fuera a destruir los montes valencianos, sino de un insecto que, en ocasiones, produce un desequilibrio en el ecosistema, disminuyendo el crecimiento de los pinos y reduciendo su vitalidad. Su presencia debe considerarse, no sólo como habitual en los pinares, sino como necesaria para completar la biodiversidad de los ecosistemas.

La superficie forestal, con presencia de pinar, prospectada en la presente campaña es de 399.080 ha, de las cuales el 68,45% corresponden a la provincia de Valencia (273.162 ha), y el 18,59% y 12,96%, a las provincias de Castellón (74.195 ha) y Alicante (51.723 ha) respectivamente.


Los niveles bajos de infestación (grados 0 y 1) constituyen un porcentaje muy elevado de la superficie, con un 85,12%, mientras que los niveles medios (grados 2 y 3) y altos (grados 4 y 5) constituyen un 13,95% y 0,93%, del total respectivamente.

Son estos niveles bajos, por tanto, los que dominan claramente en toda la Comunidad, y especialmente en las provincias de Castellón y Valencia donde alcanzan valores del 87,82% y 86,09% respectivamente, algo por encima de la media de la Comunidad que se sitúa en el 85,12. En la provincia de Alicante este valor se queda por debajo de la media de la Comunidad, con un 76,06%.

 

PROVINCIA

NIVELES DE INFESTACIÓN DE PROCESIONARIA

BAJO
(grados 0-1)

MEDIO
(grados 2-3)

ALTO
(grados 4-5)

Alicante

76,06%

23,71%

0,24%

Castellón

87,82%

11,17%

1,01%

Valencia

86,09%

12,87%

1,04%

COMUNIDAD

85,12%

13,95%

0,93%


Respecto a los niveles medios, donde se encuentran casi todas las zonas con mayor necesidad de tratamiento, destaca claramente la provincia de Alicante con un 23,71% por lo que se sitúa muy por encima de la media de la Comunidad que se sitúa en el 13,95%. Las provincias de Castellón y Valencia con un 11,17% y 12,87% respectivamente, quedan un poco por debajo de la media de la Comunidad. Dentro de este nivel medio es el grado 3 el que, en principio, tiene más probabilidades de ser tratado, y es nuevamente en la provincia de Alicante donde aparece mayor superficie del mismo con 4.903 ha frente a las 3.099 de Castellón y las 3.226 ha de Valencia.

Los niveles altos están escasamente representados en la Comunidad, con tan sólo un 0,93% de la superficie. Hay que destacar que el grado 5 no aparece en ninguna masa de la Comunidad Valenciana. Con grado 4 destaca la provincia de Valencia con 2.834 ha, mientras que en la provincia de Castellón aparecen 748 ha pertenecientes a los montes CS1025M7 y CS1049M1 del Baix Maestrat, y en la provincia de Alicante aparecen tan sólo 125 hectáreas, pertenecientes a los montes AL317001M1 del Alt Vinalopó, Al 1037M1 del Baix Vinalopó, AL1017M1 de L'Alacantía y AL1025M4 y AL5074M1 del Vinalopó Mitjá.

Por tanto se puede considerar que el 85,11% de la superficie con pinar de la Comunidad presenta niveles de ataque de procesionaria bajos, y de éstos 206.372,8 ha, es decir el 51,71% está libre de infestación.

Se puede decir que, en conjunto, la provincia de Valencia presenta la situación más favorable de las tres provincias, ligeramente por encima de Castellón, ya que si bien la provincia de Castellón tiene niveles bajos, medios y altos muy similares a los de Valencia, los 12,87% de grados medios de Valencia quedan repartidos en un 11,69% con G-2 y tan sólo 1,18% con G-3, mientras que en Castellón el 11,17% de los grados medios se reparte en un 6,99% en G-2 y un 4,18% en G-3, por lo que su situación se puede considerar ligeramente más desfavorable. La provincia de Alicante es la que presenta los peores valores, destacando los grados medios, con un 23,71% de los cuales el 9,48%, es decir 4.903 ha se encuentran en grado 3.

A nivel Comunitario, se puede decir que la situación se mantiene similar a la de la anterior campaña 2.003, en la que se había dado un cambio en la tendencia regresiva de procesionaria mantenida en los años 2.001 y 2.002, y en la que se esperaba un "desenlace" hacia el comienzo de una tendencia progresiva de la plaga, o bien que se tratase de un nuevo punto de inflexión en el que posteriormente se volviese a una dinámica de disminución de los niveles de infestación. Por tanto se puede decir que los niveles de procesionaria se han estabilizado, sin ser estos alarmantes, y habrá que seguir prestando especial atención al desenlace de la plaga de cara a la próxima campaña.

En conjunto, el estado fitosanitario de los pinares en el año 2004 en cuanto a procesionaria se refiere, se puede considerar satisfactorio a nivel Comunitario.

 

Estado de Infestación de la Procesionaria del Pino en las Masas de Pinar de la Comunidad Valenciana. Año 2004
Provincia
Grado 0 Superficie (ha)
%
Grado 1 Superficie (ha)
%
Grado 2 Superficie (ha)
%
Grado 3 Superficie (ha)
%
Grado 4 Superficie (ha)
%
Grado 5 Superficie (ha)
%
Alicante
27.245
52,68
12.091
23,38
7.358
14,23
4.903
9,48
125
0,24
0
0
Castellón
36.841
49,65
28.323
38,17
5.184
6,99
3.099
4,18
748
1,01
0
0
Valencia
142.286
52,09
92.885
34,00
31.931
11,69
3.226
1,18
2.834
1,04
0
0
TOTAL (ha)
206.373
51,71
133.299
33,40
44.473
11,14
11.228
2,81
3.707
0,93
0
0

 

Estado de infestación de la Procesionaria del Pino en las Masas de Pinar de la Comunidad Valenciana.
Año 2004
Grado Infestación
Superficie ha
Superficie %
G-0
206.373
51,71
G-1
133.299
33,40
G-2
44.473
11,14
G-3
11.228
2,81
G-4
3.707
0,93
G-5
0
0
Total
399.080
100