Principales enfermedades y fisiopatías detectadas

En este grupo se ha incluido toda anomalía en el desarrollo normal del árbol, por la cual el árbol entero o alguna de sus partes se ve amenazada en su existencia o en su normal funcionamiento.

En el apartado de "enfermedades y fisiopatías" hay que señalar que en la presente prospección han sido numerosas las masas en las que se ha considerado que se han producido daños ocasionados por la "sequía" y que en distinto grado ha provocado daños en la práctica totalidad de las comarcas valencianas. En la mayoría de los casos se trata de zonas con suelos someros, rocosos o muy pedregosos u orientadas en exposiciones de solana. En ese sentido se puede añadir que en las tres provincias se han detectado numerosas fisiopatías consistentes en la "seca de quercíneas", sin poderse atribuir los daños a un agente patógeno concreto. La Conselleria de Medio Ambiente, en colaboración con el I.V.I.A (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias), está estudiando la posible incidencia del hongo Phytophthora cinnamomi y de la bacteria Erwinia quercina en este tipo de patologías, aunque es probable que en muchos casos se trate de masas que padecen sequía.

En las provincias de Castellón y especialmente Valencia, se puede mencionar el "Debilitamiento del pino rodeno" (Pinus pinaster). En este apartado se engloban sintomatologías bastantes comunes en muchos montes valencianos y en las que todavía no se ha determinado el agente causante. Es probable que en muchos casos se trate de masas afectadas por la cochinilla Matsucoccus feytaudi. En la provincia de Valencia se ha reseñado en las comarcas de Los Serranos, El Camp de Turia, La Plana de Utiel-Requena, El Valle de Ayora, La Canal de Navarrés y La Safor, mientras que en Castellón se ha reseñado mediante la existencia de cóccidos, (incluido en el punto de otros insectos) en la comarca de El Alto Palancia.

De nuevo el "soflamado del pino carrasco", enfermedad provocada por el hongo Sirococcus strobilinus, parece estar en franca regresión debido a que la primavera de 2.000 fue cálida y seca, sin embargo, si durante la presente primavera se dan condiciones favorables para su expansión (primavera fresca y húmeda), se podría provocar un rebrote.

En las provincias de Valencia y especialmente Castellón se ha seguido registrando Viscum album (muérdago, hemiparásito de pinos). En la provincia de Valencia se ha citado sobre pino laricio en dos montes del Rincón de Ademuz, mientras que en la provincia de Castellón destaca la Comarca de Els Ports, donde se encuentra en 21 masas de las 45 registradas en la Provincia. Se ha observado en seis de las ocho comarcas existentes en la provincia, y, salvo en L'Alt Maestrat que sólo registra niveles de presencia, en las demás comarcas existen varios montes con índices de presencia alta.

En Valencia cabe destacar el aumento de masas en las que se ha indicado "presencia alta" de una enfermedad sin determinar sobre especies del género Juniperus, en especial sobre el enebro (Juniperus oxycedrus) en Jalance.

Las principales enfermedades y fisiopatías observadas en la Comunidad a lo largo de la presente campaña han sido: