Principales enfermedades y fisiopatías detectadas

En este grupo se ha incluido toda anomalía en el desarrollo normal del árbol, por la cual el árbol entero o alguna de sus partes se ve amenazada en su existencia o en su normal funcionamiento

Con respecto al pasado año se ha experimentado un importante incremento en el número de masas totales afectadas, al pasar de 251 en la anterior campaña a 328 en la presente. Este incremento se debe en gran medida a la mayor formación que año tras año van adquiriendo los Agentes Medioambientales, la inclusión de un buen número de nuevas masas en la Prospección, y más concretamente dentro de este apartado, las buenas condiciones meteorológicas que se están produciendo esta primavera (abundantes lluvias y temperaturas frescas), para el desarrollo del Sirococcus strobilinus, hongo causante del "soflamado del pino carrasco".

Este incremento de masas con enfermedades y fisiopatías se ha dado en las tres provincias, especialmente en Castellón y Valencia donde los porcentajes han subido del 23,6% en la anterior prospección al 27,27% en la presente y del 11,5% al 15,5% en la provincia de Valencia, mientras que en la provincia de Alicante esta subida ha sido menos significativa (del 15,7% al 16,9%). Los distintos niveles de presencia también han aumentado, las "presencias" han pasado de 12,12% el año anterior a 14,96% esta campaña, y las "presencias altas" de 2,63% el año anterior a 3,15% en la presente campaña.

En cuanto a los diagnósticos emitidos, a nivel de la Comunidad, se han detectado dos nuevos, mientras que por otro lado no aparece Ophiostoma novoulmi, que sí se detectó el año pasado.

Los dos nuevos diagnósticos que aparecen en la presente prospección, se han dado en la provincia Valencia, y han sido el hongo ascomiceto Cenangium ferruginosum que se hospeda sobre cualquier especie de pino, comportándose como un parásito subcortical secundario que generalmente coloniza ramas que vegetan mal, y el hongo foliar ascomiceto Septoria unedonis que ataca las hojas de los madroños (Arbutus unedo) provocando una serie de manchas foliares violáceas que terminan con la caída prematura de las hojas.

El diagnóstico más emitido en la provincia de Alicante ha sido el de Enfermedad sin determinar, y hay que señalar que parte de estos daños que se han diagnosticado así, se deben a la acción incipiente del hongo Sirococcus strobilinus (sin. Conigenus), defoliador del pino carrasco, ya que es ahora cuando parece más claro que se trata de daños provocados por este hongo.

En la provincia de Castellón tiene especial interés Viscum album (muérdago, hemiparásito de pinos). Es esta planta la que más protagonismo ha tenido dentro de este apartado de enfermedades y fisiopatías, registrándose en el 69,79% de las masas registradas con enfermedades y fisiopatías. En la provincia existen 67 masas afectadas por esta planta hemiparásita en seis de las ocho comarcas existentes. También hay que destacar el registro de Arceuthobium oxycedri (muérdago del enebro), siendo el segundo registro mas frecuente después del muérdago y habiendo aumentado en 8 registros desde la pasada prospección.

En la provincia de Valencia, cabe destacar el aumento del diagnóstico del "soflamado del pino carrasco" causado por el hongo Sirococcus strobilinus (sin. Conigenus), en la práctica totalidad de las comarcas de la provincia, gracias a las buenas condiciones atmosféricas que se están produciendo en esta primavera para el desarrollo de este hongo, que al igual que ha ocurrido en la provincia de Alicante, en muchos casos la sintomatología de esta enfermedad puede resultar confusa, por lo que suele indicarse como "enfermedad sin determinar" sobre pino carrasco. En consecuencia las masas afectadas por este hongo podrían ser todavía mayores. Resulta también destacable los importantes daños causados en el arbolado por tormentas de piedra o granizo en distintas montes de las comarcas de La Costera, La Canal de Navarrés y en menor medida en El Camp de Túria.

Por último, destacar también la práctica desaparición de la "fisiopatía de pinares litorales" en la totalidad de las comarcas en las que se observó durante la pasada campaña, a excepción de la comarca de L´Horta Oeste y El Camp de Túria, donde sí se han observado algunos pies afectados pero siempre en mucha menor medida que en la pasada campaña. También han desaparecido los daños de la nueva fisiopatía, que en la primavera pasada se detectaron en algunos montes de El Rincón de Ademuz. La citada fisiopatía consistía en la muerte de varias decenas de pinos carrascos (Pinus halepensis) con el único síntoma de una serie de resinaciones localizadas casi exclusivamente en los primeros dos metros de fuste. Los daños observados sobre pies de ciprés (Cupressus sempervirens) en la pasada campaña, afortunadamente, han descendido drásticamente.

Las principales enfermedades y fisiopatías observadas en la Comunidad a lo largo de la presente campaña han sido: