Principales enfermedades y fisiopatías detectadas

En este grupo se ha incluido toda anomalía en el desarrollo normal del árbol, por la cual el árbol entero o alguna de sus partes se ve amenazada en su existencia o en su normal funcionamiento

Con respecto al pasado año se ha experimentado una disminución en el número de masas totales afectadas, al pasar de 282 en la anterior campaña a 251 en la presente. Esta disminución se debe en gran medida a las buenas condiciones hidrológicas de la pasada campaña que han permitido una sensible mejora del estado fitosanitario de la vegetación de todos los montes de la Comunidad.

En cuanto a los diagnósticos emitidos, a nivel de la Comunidad, son prácticamente los mismos que el año pasado. Se dejen de nombrar, por ejemplo en la provincia de Valencia, los diagnósticos de "sequía" y "seca de matorral", mientras que otros diagnósticos como "debilitamiento del pino rodeno", "enfermedades sin determinar" hayan sufrido un acusado descenso sobre algunas especies, etc, En las provincias de Alicante y Castellón ha sido notable el descenso de los efectos de la "sequía" en el arbolado. En la provincia de Alicante hay que destacar los daños realizados por las nevadas del mes de enero.

En las provincias de Valencia y especialmente Castellón se ha seguido registrando Viscum album (muérdago, hemiparásito de pinos). En la provincia de Valencia se ha citado sobre pino laricio en tres montes del Rincón de Ademuz, mientras que en la provincia de Castellón es esta planta la que más protagonismo ha tenido dentro de este apartado de enfermedades y fisiopatías, registrándose en el 78% de las masas registradas con enfermedades y fisiopatías). Se sigue observando en seis de las ocho comarcas existentes en la provincia.

En la provincia de Valencia, cabe seguir destacando los importantes daños que se siguen registrando sobre individuos del género Juniperus, (sobre todo en Juniperus oxycedrus) en la práctica totalidad de las comarcas de la provincia pero muy especialmente en comarcas como La Plana Utiel-Requena, La Canal de Navarrés y  El Rincón de Ademuz.

Hay que destacar también dentro de esta provincia una nueva fisiopatía que se ha detectado en el monte "Sesga" (V-3008) de Ademuz, en la cual se observa la muerte de varias decenas de pinos carrascos (Pinus halepensis) con el único síntoma de una serie de resinaciones localizadas casi exclusivamente en los primeros dos metros de fuste.

Por último dentro de este apartado, cabe destacar tanto por la magnitud de los daños, la vistosidad de los mismo y también por la alarma social que ha creado, las incidencias fitosanitarias que desde el otoño del 2.002 y hasta el invierno del 2.003 se detectaron en muchas comarcas costeras de la provincia de Valencia. Respecto al posible agente causante de esta fisiopatía, que consistía en una seca más o menos importante de la masa foliar de los pinos carrascos (Pinus halepensis), todavía no se sabe a ciencia cierta cuál es, por lo que se continúa investigando. De cualquier modo, algunos indicios parecen indicar la presencia de pulgones como agentes que han podido causar, de forma indirecta, los daños descritos, como consecuencia de la inoculación de algún agente patógeno a los pies afectados a través de sus picaduras de alimentación. Las comarcas más afectadas por la citada fisiopatía fueron por orden de magnitud El Camp de Morvedre, El Camp de Túria y La Ribera Alta.

Respecto al "soflamado del pino carrasco", enfermedad provocada por el hongo Sirococcus strobilinus, se debe estar atento, ya que esta primavera se han dado, condiciones favorables para la proliferación de este hongo.

Las principales enfermedades y fisiopatías observadas en la Comunidad a lo largo de la presente campaña han sido: