Valencia - Principales enfermedades y fisiopatías detectadas

Resultados de la prospección Año 2007
 
 
ENFERMEDADES Y FISIOPATÍAS

   Como “enfermedades y fisiopatías” se entienden en el presente informe toda anomalía en el desarrollo normal del árbol, por la cual el árbol entero o alguna de sus partes se ve amenazada en su existencia o en su normal funcionamiento. Las causas de estas patologías pueden ser de origen biótico, producidas por la acción de organismos vivos como virus, bacterias, hongos y fanerógamas parásitas, o de origen abiótico, ocasionadas por episodios de exceso de frío o calor, falta o exceso de agua, carencia o exceso de ciertas sales del suelo, sustancias tóxicas y daños atmosféricos o mecánicos.

   En concreto se han señalado un 38,7% (517 masas) del total de masas prospectadas en la provincia con detecciones de “enfermedades y fisiopatías” frente al 28,5% (377 masas) reseñadas en la pasada campañas, lo que representa un importante aumento por tercer año consecutivo. Sin embargo, nunca se había producido un aumento tan significativo como en la campaña actual.

   El aumento experimentado en el porcentaje de masas con diagnósticos de “enfermedades y fisiopatías” es consecuencia en buena parte de los fenómenos meteorológicos excepcionales, acontecidos durante el pasado invierno en el caso de los vientos y las nevadas, y desde ya hace dos campañas, el caso de la sequía.

   De este modo se han producido nevadas excepcionalmente copiosas en cotas medias que han causado importantes daños mecánicos en el arbolado. Al mismo tiempo se han producido episodios de vientos muy fuertes, con rachas superiores a 140 km/h en algunos puntos, con los consiguientes daños en forma de pies tronchados y descalzados de cepa. Por último, la sequía que hasta esta primavera estaba afectando a la provincia, durante las dos últimas campañas también hizo mella en el arbolado con marcadas pérdidas de vigor e incluso seca de pies.

   Los diagnósticos que han presentado nivel de “presencia alta” son “Daños por nieve” y “Derribo por nieve” (Los Serranos, El Camp de Túria, El Valle de Ayora, La Canal de Navarrés, La Costera y La Vall d´Albaida, “Derribo por viento” (Los Serranos), “Viscum album” (El Rincón de Ademuz), “Sequía” (El Rincón de Ademuz, “Puntisecado del pino carrasco” (Los Serranos) y Enfermedad sin determinar sobre “Juniperus communis” (El Rincón de Ademuz).

   A título de resumen de este apartado, puede decirse que la situación de los montes y masas de la provincia de Valencia en cuanto a “enfermedades y fisiopatías” ha empeorado sensiblemente respecto a la pasada campaña, siendo, además, los daños existentes en muchas masas de la provincia, graves. Sin lugar a dudas las masas arboladas de la provincia se encuentran atravesando el peor episodio respecto a diagnósticos de “enfermedades y fisiopatías” desde que se tienen datos de la Prospección fitosanitaria de los montes de la Comunitat Valenciana.

   Mediante las fichas de prospección o por medio de los avisos efectuados por los Agentes Medioambientales se han detectado varias enfermedades y plantas parásitas:

- Debilitamiento del pino rodeno (Pinus pinaster): actualmente sigue observándose el decaimiento vegetativo de los pinos rodenos, especialmente en comarcas como Los Serranos, La Plana de Utiel-Requena, El Valle de Ayora y La Vall d´Albaida, aunque en todos los casos se han citado con niveles de “presencia”.

- Derribo por nieve y Daños por nieve: estos diagnósticos consisten en la rotura de ramas y en el peor de los casos, la rotura de fustes o el derribo de pies, habiendo sido el más citado y el que mayores daños ha producido en esta campaña como consecuencia de las copiosas nevadas que durante el pasado invierno afectaron a amplias zonas de la provincia de Valencia. Las comarcas más afectadas, donde se han indicado niveles de “presencia alta”, han sido Los Serranos El Camp de Túria, El Valle de Ayora, La Canal de Navarrés, La Costera y La Vall d´Albaida. Aunque daños de menor consideración pero muy numerosos en algunos casos se han indicado en La Plana de Utiel-Requena, La Hoya de Buñol o La Safor. Las especies afectadas van desde pino carrasco (Pinus halepensis), hasta alcornoque (Quercus suber), pasando por pino rodeno (Pinus pinaster) o encina (Quercus ilex)

- Derribo por viento: como consecuencia de los fuertes vientos que azotaron toda la provincia de Valencia en el pasado mes de marzo, se han producido caídas de árboles y rotura de ramas en la práctica totalidad de las comarcas, hasta el punto que en esta campaña es uno de los diagnósticos de “enfermedades y fisiopatías” más numerosos y que mayores daños ha producido junto con el de “Daños por nieve”. Además hay que tener en cuenta los posibles efectos de los derribos de pies en las zonas afectadas por el riesgo de que aumenten las poblaciones de insectos perforadores. Las comarcas más afectadas, citadas con nivel de “presencia alta” han sido Los Serranos y El Camp de Túria.

-Thyriopsis halepensis: se trata de un hongo foliar endémico de los pinares españoles, perteneciente a la clase Ascomiceta, e incluida en el orden de los Dothideales. Afecta fundamentalmente a los pinos carrascos (Pinus halepensis) y piñoneros (Pinus pinea). En la presente prospección ha sido señalado con nivel de “presencia” en la comarca de El Camp de Morvedre, aunque su presencia es segura en muchas más zonas la provincia.

- Enfermedad sin determinar: dada la dificultad de especificar los agentes patógenos que provocan determinadas sintomatologías, se ha optado por indicar “enfermedad sin determinar” en estos casos. Éste ha vuelto a ser uno de los diagnósticos más señalado por los Agentes Medioambientales, citándose en casi todas las comarcas. Destacables son los señalados con nivel de “presencia alta” sobre Juniperus communis en El Rincón de Ademuz. En lo que respecta a los niveles de “presencia”, se han señalado en casi todas las masas de la provincia y afectando a gran variedad de especies como ya se detallará en el apartado correspondiente a los resultados comarcales.

-Seca de quercíneas: se han reseñado algunas fisiopatías consistentes en la “seca” de pies en la comarca de El Valle de Ayora y La Canal de Navarrés, siendo en todos los casos, el nivel de “presencia”, el señalado. Actualmente se sigue sin poderse atribuir los daños a un agente patógeno concreto. Gracias a la colaboración del I.V.I.A. (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias) con la Conselleria de Territori i Habitatge se ha descartado la presencia de Phytophthora cinnamomi en los pies afectados, y se está estudiando el papel de la bacteria Brenneria quercina en este tipo de patologías en la Comunitat Valenciana. En muchos casos, es probable que se trate de masas que padecen estrés hídrico.

- Soflamado del pino carrasco: es el nombre por el que se conoce la enfermedad que en los años 1997 y 1998 causó la defoliación paulatina de gran cantidad de pinos en toda la provincia. Esta enfermedad se demostró en el verano de 1997 que estaba provocada por el hongo Sirococcus conigenus. A pesar de que la pasada primavera fue muy seca, los registros hídricos de esta primavera está permitiendo la aparición de nuevos daños que serán con toda probabilidad más importantes en las próximas semanas. Las comarcas en las que se ha observado la presencia de este hongo son Los Serranos, El Camp de Morvedre, La Plana de Utiel-Requena y La Costera. Por último, destacar que en ningún caso los daños observados son importantes, tal como lo demuestra el hecho de que en todos los casos se han señalado con el nivel de “presencia”.

- Daños por granizo: daños mecánicos en forma de heridas en tronco y ramas así como pérdida de masa foliar causada por este meteoro han sido señalados con nivel de “presencia” en diversas masas de las comarcas de La Plana de Utiel-Requena y La Costera”. Al mismo tiempo debe prestarse especial atención a la posible proliferación de poblaciones de insectos perforadores en las zonas afectadas, ya que muchos de los pies afectados no sobrevivirán y serán fácilmente colonizados por perforadores para reproducirse en ellos.

- Gymnosporangium sp. (Roya del enebro): un año más el decaimiento que se viene observando desde años atrás de especies del género Juniperus sigue preocupando ya que continúa la muerte de numerosos ejemplares en toda la provincia. Se secan ramas y toman una coloración rojiza. Como causas se han observado ataques de insectos perforadores, como el escolítido Phloeosinus sp. o el cerambicido Semanotus laurasi, y también se han comprobado afecciones debidas a hongos del género Gymnosporangium, y que ha sido reseñado en las fichas como la “roya del enebro”. Los síntomas utilizados para diagnosticar este hongo en el monte son la detección de engrosamientos en las ramas afectadas en los cuales aparecen en el periodo primaveral unos cuernecillos anaranjados. También se observa en numerosas ocasiones la presencia de “escobas de brujas” en las ramas afectadas. En las fichas de “Evaluación Fitosanitaria” se ha citado en las comarcas de El Camp de Túria, La Plana de Utiel-Requena, La Ribera Alta, La Canal de Navarrés, La Costera y La Vall d´Albaida, con nivel de “presencia”.

- Viscum album(muérdago): se ha vuelto a reseñar con nivel de “presencia alta” sobre pino laricio (Pinus nigra) en El Rincón de Ademuz.

- Sequía: esta fisiopatía ha sido señalada con nivel de “presencia” en varias comarcas como consecuencia del déficit de precipitaciones que se lleva produciendo desde el 2005 y que en alguna comarca ha sido importante. Las especies afectadas son tanto el pino carrasco (Pinus halepensis) como en coscoja (Quercus coccifera) y encina (Quercus ilex). Las comarcas afectadas con nivel de “presencia” han sido Los Serranos, L´Horta Nord, La Plana de Utiel-Requena y La Safor. Destaca la comarca de El Rincón de Ademuz, donde se ha citado un caso de “presencia alta” Afortunadamente, la situación actual de lluvias que se esta produciendo va a servir para la recuperación de la vegetación tras dos años realmente complicados.

- Puntisecado del pino carrasco: esta sintomatología consiste en la seca progresiva de las yemas apicales de los pinos carrascos más jóvenes, aunque también afecta a los adultos. Dicha seca impide el crecimiento en altura del arbolado y produce un decaimiento considerable del estado vegetativo de los pies afectados. Actualmente se desconoce el agente o agentes patógenos que provocan estos daños ya que aunque en un principio se creía que eran causados por un hongo llamado Gremmeniella abietina por la similitud de sus daños, los análisis por parte de un centro especializado no ha delatado la existencia del hongo en cuestión aunque si de otros hongos patógenos. La situación que está creando esta sintomatología es preocupante pues se ha demostrado en esta prospección que está muy extendida a lo largo y ancho de la provincia, habiéndose detectado los mayores daños con niveles de “presencia alta” en El Rincón de Ademuz y  Los Serranos. Y ya con nivel de “presencia” en El Camp de Túria, La Plana de Utiel-Requena, El Valle de Ayora, La Canal de Navarrés, La Costera y La Vall d´Albaida.

- Daños por rayo: daños en forma de muerte de pies por la caída de rayos se han señalado en la comarca de El Camp de Túria y La Plana de Utiel-Requena, con nivel de “presencia”..

- Daños por maquinaria: se trata de daños producidos en la vegetación como consecuencia de la maquinaria empleada en trabajos forestales como pueden ser motodesbrozadoras, tractores forestales, trituradoras, etc. Dichos daños suelen provocar el debilitamiento del pie o pies afectados, predisponiéndolos a ser más fácilmente atacados por insectos perforadores. En la presente campaña se han indicado daños de este tipo con nivel de “presencia” en las comarcas de Los Serranos, El Camp de Morvedre, L´Horta Oest, La Hoya de Buñol y La Ribera Alta.

- Ophiostoma novo-ulmi (grafiosis del olmo): a pesar de lo mermada que ya se encuentra la población de olmos en la provincia de Valencia como consecuencia de esta grave enfermedad, se siguen citando casos de muerte de nuevos pies. En este caso se ha señalado un pie afectado en la comarca de El Camp de Morvedre.

- Septoria unedonis: se trata de un hongo foliar ascomiceto que ataca a los madroños (Arbutus unedo) provocando la defoliación precoz de las hojas con más de un año de edad. Este diagnóstico ha sufrido un descenso en cuanto a la abundancia de los daños respecto a pasadas campañas a pesar de que su presencia suele ser muy común. De este modo se ha señalado con niveles de “presencia” en varias masas de las comarcas de El Valle de Ayora, y La Ribera Alta.

- Daños por animales: consiste en diversos daños causados por animales vertebrados sobre las plantas. Normalmente se trata de daños externos, fáciles de observar y que salvo en casos excepcionales en los que se llegue al anillamiento del árbol, no causarán la muerte de la planta en cuestión. Los principales causantes de estos daños son: ardillas, conejos, liebres, ratones, cabras, ganado, jabalí, aves, etc. Este tipo de daños se ha citado con nivel de “presencia” en las comarcas de La Plana de Utiel-Requena, El Valle de Ayora y La Safor.

- Envenenamiento por plaguicidas: se trata de un diagnóstico creado para englobar al tipo de fisiopatías consistentes en la seca se confieras situadas en los bordes de los campos de cítricos. A pesar de no contar con el aval de un laboratorio, todo parece indicar que se debe a los productos fitosanitarios que se utilizan en este tipo de cultivos y que resultan ser letales para estas plantas En esta campaña se ha citado este diagnóstico en la comarca de El Camp de Morvedre (aquí con nivel de “presencia alta”) y en La Ribera Alta

- Moteado clorótico: con este nombre se designa la aparición de manchas amarillas-anaranjadas en las acículas jóvenes de los pinos. Puede estar originado por la contaminación, concretamente por la excesiva concentración de O3 a nivel troposférico. A nivel de la provincia de Valencia se ha citado un año más esta sintomatología sobre pino carrasco (Pinus halepensis) en la comarca de Los Serranos y La Plana de Utiel-Requena.

- Hypoxylon mediterranium: se trata de un hongo semiparásito, perteneciente a la clase Ascomiceta de la familia de los Xilariaceos, que necesita penetrar en el árbol a través de heridas de origen meteorológico producidas por el granizo o a través de las heridas causadas durante las podas, limpias y descorches, pues las hifas de germinación de sus esporas son incapaces de atravesar normalmente la capa corchosa de su corteza. Se manifiesta con gran intensidad sobre alcornoque, atacando también a otras especies forestales de los géneros Castanea, Eucalyptus, Fagus, Juglans, Platanus, Populus y Quercus. Los síntomas más característicos son los exudados obscuros que fluyen inicialmente en las zonas atacadas y las placas carbonosas alargadas y de forma irregular que quedan al descubierto al agrietarse longitudinalmente la corteza Se ha señalado sobre encina (Quercus ilex) y con nivel de “presencia” en la comarca de El Valle de Ayora.

   En la tabla siguiente se relacionan las comarcas y las especies detectadas por los Agentes Medioambientales. Para mejor aprovechamiento de la tabla se ha convenido que las enfermedades que han sido valoradas con nivel “presencia” aparezcan sin subrayar y las de nivel de “presencia alta” con subrayado simple.
 

COMARCA

ENFERMEDADES Y FISIOPATÍAS

Rincón de Ademuz

Enfermedades sin determinar sobre: Pinus nigra, Quercus ilex, Pinus sylvestris, Juniperus communis, Juniperus thurifera, Viscum album, Sequía, Puntisecado del pino carrasco.

Los Serranos

Enfermedades sin determinar sobre: Pinus halepensis, Quercus coccifera, Juniperus phoenicia, Derribo por viento, Derribo por nieve y Daños por nieve, Soflamado del pino carrasco, Daños por maquinaria, Puntisecado del pino carrasco, Debilitamiento del pino rodeno, Moteado clorótico, Sequía, Daños por animales.

El Camp deTuria

Daños por nieve, Derribo por viento, Daños por rayo, Roya del enebro, Envenenamiento por plaguicidas, Puntisecado del pino carrasco.

El Camp de Morvedre

Derribo por viento, Ceratocystis ulmi (Ophiostoma novo-ulmi) ,Enfermedad sin determinar sobre Pinus halepensis, Juniperus oxycedrus y Pinus pinaster, Envenenamiento por plaguicidas, Soflamado del pino carrasco, Daños por maquinaria, Thyriopsis halepensis.

La Plana de Utiel-Requena

Enfermedad sin determinar sobre Eucalyptus sp., Juniperus oxycedrus, Pistacia sp.Sequía, Puntisecado del pino carrasco, Soflamado del pino carrasco, Debilitamiento del pino rodeno, Roya del enebro, Daños por animales, Daños por nieve, Granizo, Daños por rayo, Moteado clorótico, Pinus pinaster;

El Valle de Ayora

Daños por nieve,Puntisecado del pino carrasco, Seca de quercíneas, Derribo por nieve, Daños por animales Enfermedad sin determinar sobre Pinus halepensis, Debilitamiento del pino rodeno, Septonia unedonis, Seca de quercíneas, Hypoxylon mediterranium.

La Canal de Navarrés

Derribo por nieve, Daños por nieve, Puntisecado del pino carrasco, Enfermedad sin determinar sobre Juniperus oxycedrus, Quercus ilex, Roya del enebro, Derribo por viento, Seca de quercíneas.

La Costera

Derribo por nieve, Puntisecado del pino carrasco, Soflamado, Enfermedad sin determinar sobre Pistacia sp. y Pinus halepensis, Granizo.

La Vall d’Albaida

Roya del enebro, Debilitamiento del pino rodeno, Derribo por nieve, Daños por nieve, Enfermedad sin determinar sobre Quercus ilex, Puntisecado del pino carrasco.

La Safor

Daños por nieve, Derribo por nieve, Enfermedad sin determinar sobre Quercus ilex y Pinus pinaster, Daños por animales, Sequía.

La Hoya de Buñol

Daños por nieve, Derribo por nieve, Daños por maquinaria

La Ribera Alta

Enfermedad sin determinar sobre Eucalyptus sp., Pinus halepensis, Cupressus sp., Populus nigra, Envenenamiento por plaguicidas, Roya del enebro, Daños por nieve, Derribo por nieve, Septonia unedonis, Daños por maquinaria.

L´Horta Nord

Sequía, Enfermedad sin determinar sobre Pinus halepensis.

Soflamado del pino carrasco ,Thyriopsis halepensis, Debilitamiento del pino rodeno, Gymnosporangium sabinae(Roya del enebro), Viscum album, Seca de quercineas, Enfermedad sin determinar, Granizo, Derribo por viento, Daños por nieve, Moteado clorótico, Derribo por nieve, Septoria unedonis, Sequía, Daños por animales, Ophiostoma novo-ulmi, Daños por maquinaria, Daños por rayo, Puntisecado del pino carrasco, Envenenamiento por plaguicidas, Hypoxylon mediterraneum