Visor de contenido web

Obra forestal

Repoblaciones forestales

La repoblación o reforestación forestal se define como el conjunto de técnicas que son necesario aplicar para crear una masa forestal, formada por especies vegetales leñosas (arbóreas o arbustivas), que sea estable con el medio, en un terreno cuya vegetación actual es ineficaz en mayor o menor grado según el uso asignado al territorio, y que adoptando las características deseadas, cumpla los fines que de ella se demanden (Rafael Serrada).

En función del objetivo de la repoblación se distinguen las repoblaciones productoras (madera, resina, corcho, frutos, leñas, etc.) o las repoblaciones protectoras, siendo éstas últimas las se realizan, con carácter general, en el ámbito de la Comunitat Valenciana.

Repoblación bajo cubierta

Tratamientos selvícolas

La Selvicultura es el modo de aplicar el conocimiento de la estructura, crecimiento, reproducción y formas de agrupación de los vegetales que pueblan los montes, de forma que se obtenga de ellos una producción continua de bienes y servicios necesarios para la sociedad (Rafael Serrada).

Los tratamientos selvícolas son las técnicas que se aplican para garantizar la persistencia, la estabilidad y la multifuncionalidad de la masa forestal (desbroces, claras, clareos, podas, cortas, resalveos, etc.)

Clara y poda en masa regular de pinar

Obra Civil

En el ámbito forestal también se lleva a cabo pequeña obra civil como es el caso de la construcción de hidrotecnias para la regulación del agua y control de la erosión (albarradas, muros de mampostería, diques), construcción de apriscos para el ganado y la fauna silvestre, arreglo de pistas forestales y construcción de nuevas pistas, construcción de depósitos de agua en el medio forestal para la extinción de incendios forestales, construcción de áreas recreativas, etc.

 

Reconstrucción de muros de piedra para control erosión

Obras de restauración hidrológico forestal

La restauración hidrológico-forestal comprende el conjunto de actuaciones necesarias para proteger el suelo frente a la erosión, defender el territorio frente a la sequía y las inundaciones, aumentar la capacidad de aprovisionamiento de agua y contribuir a la conservación y mejora de la funcionalidad de los suelos.

Las técnicas de restauración hidrológico-forestal se basan en los fundamentos de la hidrología forestal, considerada como especialidad de la hidrología que estudia la relación entre el agua y el suelo, dentro del marco de trabajo que constituyen los bosques y montes (López Cadenas de Llano, 1994), y consisten principalmente en la implantación de cubiertas vegetales, en la ejecución de hidrotecnias y en la realización de tratamientos selvícolas orientados a la mejora de la funcionalidad ecológica de los bosques, con especial atención a la protección y formación de suelo.

 

Control de la erosión mediante fajinas e implantación de vegetación