Organismos

Portales

Visor de contenido web

C1: Mejora de la estructura del bosque

       

Objetivo: 

Esta acción es una de las que mayor impacto tiene en el hábitat a restaurar, por ello, es una de las más significativas. Su objetivo principal es mejorar la estructura del bosque para crear unas condiciones óptimas para la restauración del hábitat Tilio-Acerion.

Procedimiento:

Por una parte esta acción consiste en reducir la densidad de la masa forestal hasta alcanzar densidades aceptables para poder plantar bajo cubierta y, por otra parte, en eliminar competencia a los individuos de las especies del hábitat Tilio-Acerion que ya de forma natural se encuentran en esos espacios para promover su desarrollo y que puedan llegar a ser buenos dispersores de semillas.

Los resultados de la Acción A2 determinan la metodología de intervención en cada una de las parcelas. Los criterios principales que han servido para determinar cada intervención son:

- La densidad inicial del bosque.

Las parcelas se pueden agrupar en cuatro tipologías:

1. Hiperdensidad: se trata de pinares de regeneración sobre zonas abiertas que han sufrido alguna perturbación reciente (más o menos 30 años). En las parcelas de este proyecto estas densidades se encuentran, generalmente, en bancales agrícolas abandonados o en pinares tras un aprovechamiento maderero intenso. Se trata de árboles muy finos y pequeños y se pueden presentar densidades de hasta 15.000 pies/ha. La diversidad en estas parcelas es muy baja.

2. Pinares maduros con fracción de cabida cubierta (FCC) muy alta, mayor al 80%: Estos casos se pueden encontrar en pinares que no han tenido un aprovechamiento forestal reciente o en bancales agrícolas que dejaron de ser utilizados hace más tiempo que la opción anterior. Este es el caso más común en las zonas forestales de las fincas privadas. En estos casos la actuación pretende disminuir la densidad hasta llegar a una densidad final de un 60-70 % de FCC. Tienen más diversidad de especies y el trabajo es más complejo.

3. Pinares maduros con densidad media-alta y una fracción de cabida cubierta de un 70-80%: en estos casos la intensidad de la acción es menor y se limita a cortar los árboles dominados y a eliminar competencia a algunas especies del hábitat presentes para promover su desarrollo y que puedan llegar a ser productores de semillas. Es el caso más común de las parcelas ubicadas en montes públicos.

4. En las parcelas con una FCC de un 50-70% o menos no se hacen tratamientos silvícolas y se planta directamente bajo cubierta. (Acción C5 – Plantaciones).

- La presencia de especies del hábitat a restaurar.

La gran mayoría de las parcelas escogidas se caracterizan por ser pinares de Pinus nigra y Pinus  sylvestris en zonas de umbría que presentan condiciones potenciales para albergar el hábitat  Tilio-Acerion y que se han visto, en menor o mayor grado, alteradas en cuanto a su estructura  arbórea y composición de especies por los usos humanos a lo largo del tiempo. En cuanto al  grado de diversidad de las parcelas y de presencia de otras especies hay mucha variación.  Existen parcelas con muy baja biodiversidad y otras que albergan un gran número de especies.  (Ver Acciones preparatorias y sus anexos).

En parcelas con muy alta biodiversidad o con un sotobosque de valor ecológico muy alto, como  en el caso del Boalar del Boixar, los tratamientos selvícolas se han reducido a un mínimo.

- La accesibilidad y la pendiente.

Determinan la posibilidad de mecanizar los trabajos de extracción de la madera y de eliminación de restos.

Nos encontramos con tres tipos de parcelas:

1. En el primer tipo ubicamos a las parcelas con buenos accesos y con una pendiente  no mayor a un 30%. En estas parcelas la extracción y la eliminación de restos pueden   ser mecanizadas.  Este es el caso de la gran mayoría de parcelas.

2. En el segundo caso tenemos parcelas con malos accesos pero con pendiente moderada. En este caso la extracción de la madera se lleva a cabo con tracción animal y la eliminación de restos con desbrozadora.

3. El último caso es el de parcelas con malos accesos y con pendientes altas de entre 30-50 %. Aquí la madera ya no se extrae y se deja en el terreno descortezándola y utilizándola para hacer barreras de contención (fajinas) contra la erosión. Estas barreras se aprovechan para apilar allí los restos y triturarlos manualmente con la desbrozadora. En este tipo de parcelas la intensidad de las actuaciones se reduce a espacios reducidos y a la liberación de especies objetivo del proyecto. Este es el caso de la parcela la Fredat.

Resultados:

Acondicionamiento de cada parcela según sus características. De los resultados obtenidos en cada intervención de las parcelas de esta acción dependen las acciones restantes de conservación; la eliminación de especies invasoras o alóctonas, la recolección de semillas, la producción de planta y las plantaciones (C2, C3, C4 y C5).

                                              

 

Entregables: