Visor de contenido web

Breve introducción

Para una adecuada comprensión del contenido de esta página hay que considerar que la presencia de las plagas y enfermedades está íntimamente ligada a la de las plantas. En cualquier masa natural es muy difícil encontrar una planta que no sea hospedadora de algún insecto, por lo que se puede decir que el bosque es el resultado de la interacción, a lo largo del proceso de la evolución, entre plantas, insectos, enfermedades,... En condiciones normales estos insectos viven a costa de los árboles sin que su número llegue a constituir amenaza para la masa, manteniéndose por debajo de los niveles críticos. Tenemos así la convivencia de árboles e insectos sin que peligre la existencia de ninguna de las especies. En este caso la balanza biológica está en equilibrio. Este equilibrio no es estático sino dinámico y cuando se rompe y el desequilibrio se inclina a favor del insecto, es cuando surge el fenómeno plaga.

En esta página se nombran las principales especies observadas en la Comunidad Valenciana a lo largo de la presente campaña, es decir, aquellas que han destacado o han llamado más la atención a los Agentes Medioambientales, sin que por ello se puedan considerar en muchos de los casos como verdaderas plagas. Queda claro, por tanto, que la presencia de insectos en nuestros montes es enorme, y que muy pocos llegan a constituir plaga. Para el manejo de estas plagas se emplea el sistema de control integrado, dando prioridad a medidas preventivas, como actuaciones de tipo selvícola, frente a la aplicación de plaguicidas

También se ha incluido en esta página cualquier anomalía en el desarrollo normal del árbol cuyas causas patológicas pueden ser de origen biótico, producidas por la acción de organismos vivos como virus, bacterias, hongos y fanerógamas parásitas; o de origen abiótico, ocasionadas por episodios de exceso de frío o calor, falta o exceso de agua, carencia o exceso de ciertas sales del suelo, sustancias tóxicas y daños atmosféricos o mecánicos, y que se han agrupado bajo el epígrafe como "enfermedades y fisiopatías".