Visualització de contingut web

¿Qué se considera plaga?

Una plaga forestal es la desaparición o alteración del equilibrio natural que existe en un ecosistema determinado, creando de esta manera variaciones en él. Cualquier organismo vivo (insectos, hongos, bacterias, virus, mamíferos, etc.) puede causar daños a plantas, árboles, bosques o productos forestales.

La presencia de insectos en nuestros montes es enorme y muy pocos llegan a constituir plaga.

Estos organismos, hasta hace unos años, se consideraban nocivos y se erradicaban de los montes. Actualmente se consideran elementos propios y determinantes del ecosistema forestal y del medio ambiente. El antiguo concepto de "lucha" ha cambiado en favor del de "control", manteniendo a los agentes patógenos por debajo de niveles tolerables, causando daños admisibles. La erradicación sólo se considera en el caso de plagas o enfermedades no autóctonas que pongan en peligro la existencia de la vegetación propia.

Este nuevo enfoque se conoce como "Manejo Integral de Plagas (MIP)", un conjunto de herramientas y prácticas culturales, biológicas y químicas socialmente aceptadas que minimizan el impacto económico y ambiental, dando prioridad a los elementos de control biológico y respetando los niveles de tolerancia o daño.

Los tres pilares básicos que sustentan el MIP son:

  1. Conocimiento del ciclo biológico de la plaga y de su relación con el medio.
  2. Conocimiento exacto del estado fitosanitario de los montes
  3. Conocimiento de las técnicas de control y sus efectos en el ecosistema