Legislación

La actuación preventiva frente al problema de la contaminación por ozono en los niveles superficiales de la atmósfera se aborda a partir de las herramientas legales que se concretan en la Directiva europea 2008/50/CE, y el Real Decreto español 102/2011. En las mismas se establecen algunas exigencias normativas que determinan las características de actuación por parte de la Administración frente a la contaminación por ozono.

a) Se establecen los umbrales de información y de alerta para el ozono. Se entiende por "umbral de alerta" el nivel a partir del cual una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud humana que afecta al conjunto de la población que requiere la adopción de medidas inmediatas para informar al público. El "umbral de información" se refiere al nivel a partir del cual una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud de los sectores especialmente vulnerables de la población y que requiere el suministro de información inmediata y apropiada. En la tabla se muestran dichos umbrales.

Objeto Período Umbral
Información 1 hora 180 µg/m3
Alerta 3 horas consecutivas 240 µg/m3

 

El programa Previozono da forma y cumplimiento a las exigencias legales relativas a la información y alerta a la población en situaciones de superación de los umbrales establecidos, a la vez que se mantiene una vigilancia e información continuada con independencia de la ocurrencia o no de episodios de superación.

b) Se establecen valores objetivo de concentraciones de ozono para proteger tanto la salud humana como la vegetación. Estos valores se han fijado con el fin de evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos para la salud humana y el medio ambiente en su conjunto, que debe alcanzarse, en la medida de lo posible, en un período determinado.

El valor objetivo para preservar la salud humana establece que no podrá superarse más de 25 días por año civil, promediados en un período de tres años, el umbral de 120 µg/m3 calculado como el máximo diario de las medias móviles octohorarias. Se fija también un objetivo a largo plazo, en el que este umbral no deberá superarse en ninguna ocasión.

Para la protección de la vegetación se pretende que las dosis a las que se ven sometidas durante los meses de mayor crecimiento no superen un cierto valor que se calcula sobre valores acumulados en los meses de mayo a julio.

Directivas

En lo referido a la contaminación por ozono, la Unión Europea ha dictado las siguientes directivas:

Dichas directivas han sido adoptadas por el Estado Español en los siguientes Reales decretos: