detall nota de premsa

Agentes medioambientales decomisan jaulas trampa de grandes dimensiones en la comarca de l'Alacantí

11/09/2019
Agentes medioambientales decomisan jaulas trampa de grandes dimensiones en la comarca de l"Alacantí

- La Ley de Patrimonio Natural prohíbe el uso y la tenencia de cualquier tipo de trampas para la captura de animales
- El comercio y tráfico de trofeos de caza mayor puede estar detrás colocación de este tipo de jaulas ilegales



Agentes medioambientales de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, tras unos meses de seguimiento a cazadores furtivos, han encontrado tres jaulas trampa de grandes dimensiones, en un coto privado situado en el término municipal de Xixona, en la comarca de L'Alacantí.

Las jaulas, que ya han sido decomisadas por los agentes medioambientales con la colaboración de la policía autonómica, tenían unas dimensiones lo suficientemente grandes como para asegurar que se trataba de trampas para animales de gran tamaño.

Concretamente, las dimensiones de las jaulas eran las siguientes: una para la caza de zorros y jabalíes pequeños, que se encontró montada, pero sin el dispositivo activado; una segunda de dimensiones más grandes (200 x 210 cm de ancha y 325 cm de altura), que se encontraba anclada al suelo con hierro y hormigón y que estaba activada pero sin cebo, y la tercera, y más grande, (400 x 400 cm y 325 cm de altura), que estaba totalmente desmontada por piezas en el monte. La dos últimas se utilizan para cazar animales grandes como jabalíes de gran tamaño, corzos, ciervos, etc., lo que es considerado como caza mayor.

Es importante recordar que la Ley de Patrimonio Natural prohíbe el uso y la tenencia de cualquier tipo de trampas para la captura de animales, salvo que se disponga de una autorización expresa, que en este caso no existía.

Además, junto a las jaulas, se encontró una lanza de hierro, con la que se supone que sacrificaban a los animales. El uso de lanzas suele ser una práctica habitual entre cazadores furtivos, ya que, con ella, se evita el disparo y la posibilidad de que el ruido efectuado les permita ser detectados y descubiertos.

Los agentes medioambientales que llevaron a cabo este hallazgo han resaltado el perfeccionado sistema de captura y el refinado mecanismo para que la jaula se cierre cuando los animales caen en la trampa, lo que asegura la imposibilidad de que el sistema falle y de que los animales puedan escapar una vez atrapados en la jaula.

Este tipo de trampas permite vender el animal vivo o muerto, lo que multiplica las posibilidades de negocio de quienes se dedican a este tipo de comercio ilegal.

Tras este hallazgo, en un barranco de pinos cuya visión resultaba realmente dificultosa, los agentes medioambientales han decidido seguir rastreando la zona por si se encontraran nuevas jaulas trampas o pozos ilegales.

Arxius relacionats